A la luz del café

una-historia-sobre-sirenas

Oigo la voz de una musa

En el dulce despertar de una sirena.

Al compás de las olas murmurando

Y al viento, que acaricia un sueño.

En la profundidad del océano,

Yo sueño buceando tus besos.

Sobre la orilla tendido, te espero

humedecidos mis labios…

Largo recorrido tiene el deseo,

Por el camino de Venus.

Donde el límite es el cielo,

y para alimento una sola gota basta.

Tan lejos, tan fuera, tan cerca, ni tan dentro.

Si tan solo el tiempo fuera un museo de bronce…

Mí voz rebotaria como un eco sordo

pulsando hacia atrás, la marcha del tiempo, las palabras, las pulsiones…

Amor, ya has raptado mi alma.

Tu nombre, me tiene errante…

lejos huelo un cálido aroma.

nuestro amor, huele a café…

Anoche…

Adolfo N. Scatena

10/10/2018

Anuncios