Mañana

Necesidades siempre hay, en una ciudad que busca perdonar a su padre. Necesidades como habrá en el agua de correr, como el río hacia el mar. Necesidad de chocar con la piedra, pero de llegar al ser, como único río. Siempre tendremos otra necesidad, porque corremos juntos, tendidos por el mismo y vertiginoso caudal.

Y donde corre la ciudad estoy, en todas las cosas donde las dejamos ayer. Antes de olvidarlas, antes de que corran hacia la nada. Nada mejor antes que ver el espíritu de esta ciudad chocándose entre las piedras. Nada, es lo mejor que ven las personas que olvidan. Nada mejor que reír de todo lo prohibido. Como ser libre de no esperar nada. Nada de la libertad. Porque TODO es algo, que nos deja sin juicio, y sin amor, sin el amor que no nos deja ver la flor en su simple anhelo. SER, y ser amada.

La flor de este desierto, en esta patria de conquistas y de conquistadores, patria de amores y de muchos..y en el sueño de un solo hombre, que antecede todos los demás anhelos. A todos aquellos anhelos que obraron sin escrúpulos, y dejan el espíritu libre de necesidad. Y anteceden a todos los que toman la experiencia en la medida de sus principios. Para los que sueñan, para ellos será; tal como lo soñaron, cada parcela del aire y de la tierra, arrancada de raíz la razón y sangrada la ilusión. Arrancada en mitad del sueño la tierra perdida de la mirada del profeta, la noche que va de regreso como el ser, por el surco del río. A ser mar de todos los cielos, por la fugaz corriente de una estrella que se apaga.

Ahora sí; el alma podrá escaparse en la cola de un cometa…y la vida regresar como el sueño, entonces al fin podré ver, el poder con el que soñabas…la fuerza con la que amabas, mañana.

Adolfo N. Scatena

26/03/2017

Anuncios