Antes que nada

My beautiful picture

Desperté mucho antes que después la moto sierra ya se hubiera echado a andar con su motor para podar las ramas de esos árboles que estaban antes que llegara a esta casa por primera vez, que no necesitaron que yo los sembrara, ni que los regara alguna vez, aún así con el escenario ya montado de una tragedia despiadada e inhumana, de mutilar las ramas de un árbol que con su solo abastecimiento, fue extendiendo sus ramas convirtiendo mi techo en una resistencia tan poderosa como la del árbol frente a su propia extinción, como la sobrehumana resistencia frente al calor árido y sobretodo seco propio de cualquier desierto. Y aún así, empero, viví varios veranos, para tener mi propio oasis, un oasis que se apropio de mi, que prescindiendo de mi alimento, subsistió solo…y ya no están las ramas, ni el oasis, ni el verano. Me separan muchos meses más; y tal vez años, del próximo oasis, pero nada me separa más de la ilusión, que es todo lo que ha quedado en pie, y erguido, como los troncos de estos árboles.

Antes de estar yo erguido sobre los pies de mi cama, antes de erguirme frente a la devastación total, mucho antes de evitar que el tiempo erosione todo minuto, segundo y fracción de segundo que tengamos dentro de las próximas horas de mañana, para disfrutar lo que nunca antes hemos dejado de disfrutar. Sentado en la cama, aún escuchando la moto sierra, todavía antes de correr el velo del sueño, que llegó tarde muy tarde en la madrugada, todavía somnoliento, desentrañaba el sueño por lo que me había dejado impregnado, su emoción, sus vibraciones. No erguido todavía, sobre la delgada línea que separa dos mundos, dos dimensiones equidistantes, y desiguales pero coexistentes.

Empecé a oír mi corazón, y en un instante estuvo ya tu presencia para ocupar el lugar que tenías en mi mundo, antes de que vinieras a mi mundo, y antes de que encontrara yo el mío, mucho antes de ir a buscar por unos momentos , un lugar en el tuyo.

Estaba derramando lágrimas, como estoy acá ahora, derramando estas palabras…desparramando a diestra y siniestra , razgando y sezgando por todo el desierto devastado, el cobijo y el regazo de mí oasis. Sembrando palabras que fueron antes lágrimas, lágrimas que iré a cosechar con risas a tú lado. Lágrimas es todo lo que puedo darle a esos árboles para devolverles antes de su oasis, sus ramas. Lágrimas antes que nada, ilusión antes que nada, y vos querida hija mía, antes que nada.

13/07/2012

Adolfo N. Scatena

Anuncios