No habrá más nada

crossing the plane

Ya no habré de hacer más nada para ser feliz mientras mi cuerpo enferme, mi alma más ocupada estará por trascender. No abandonará jamás a tan genuino confidente sin la huella indeleble de su tránsito enfermizo y caprichoso, desdeñando las migajas de su absurda medicina. Agitándose por complacer cabal y absolutamente por una y definitiva vez ese pacto sellado con fuego en la alquimia fugaz del momento en que carne y hueso se fundían en la piedra.

Y no habré de hacer más nada cuando el vendaval de tus mentiras me azote a cambio de los favores que ya sin tus ruegos tendrás, cuando al fin me aleje. Yendo hacia tus orillas donde todavía hoy pueda surcar tus océanos de sal en oleadas de pasión. Inmutable como la madera que el ardor de tus juegos encendía en el deseo.

Y no habrás de hacer más nada para hacerme feliz cuando todavía aún encuentre el corsé que tu sonrisa al partir dejó ya vacío de compromisos. Donde tu cuerpo respira libre ya de toda ambición que nos sometía a decirnos adiós desdeñando de la necesidad más trascendental que hemos tenido, habernos elegido. Y elegir tiene su precio…

No habrás de hacer más nada. No habrá más nada.

Adolfo N. Scatena

17/02/2018

Anuncios