Canto de sirena mas nada de tus orillas

Pasé seis años de mi vida en prisión por un crimen que no cometi…

Ya no te preocupes no estarás mas solo, el resto de tu vida Vos me decias.

Y que por ello pagarte ahora, yo debería; eso también me proferías… Cumpliendo tus promesas y más tarde las mías. Siendo consecuente con mis actos y con tu silla vacía, cumpliéndome una por una, todas y cada una de tus sentencias.

_Me arrepiento_dijiste, a pesar, más de una vez.

_Lo siento_dije, en consecuencia, más de un millón.

Y ahora qué? Tu orgullo es tu medalla, y mi honor otra gran batalla perdida en los brazos de tu inmenso amor. Mi vida…

Ya no alcanzaré la orilla de nuestras dichosas mañanas. Ya no alzaré tu vestido, no tendré manos en el viento para cambiar de un solo golpe, este destino.

Dejaste mi sangre aquietándose en las rocas, mi piel sangrando en la arena. El tiempo gran tizne de tu pelo, hará bruma en el recuerdo, donde el corazón enfríe mas tarde tu deseo. Tu necesidad se apartará como el mar, dejando solo una resaca de la ninfa sagrada que los cantos del poeta ha desoído. Porque en los encantos de tu concha, sirena, los he perdido…

_Pasé seis años en prisión por un crimen que no he cometido. Nuestros hijos no conocerán tu vos…la ninfa se ha perdido en el océano. Canto de sirena, mas nada de tus orillas.

Adolfo Nicolás Scatena

27/03/2018

Anuncios