Dulce sonata desatinada

Adios…

Desesperada sonata desatinada
la melodía dulce de tú piel
fundida en el plomo de mi ser
siempre tú, tan solo de ver…

Algo más pude tocar al aire
tus manos, quizá sentir
una sensación mejor así vivir
tu alma desnuda al Sol.

No de tu sed viviré
pero aún si hubieras de beber,
como tus fontanas mi manos tener.
De mi sangre no debieras nunca temer.

Muerdo tu almohada, necesito
Tu llama…a paladas
una luz me espera tendida
la cera cae sin plegarias
me duermo ya sin tu luz…

Anuncios