El que ríe sin tu angel, y ángel es

Yo gané sin tu predica de muerte, pero y por eso no te ríes? Mira al pobre diablo como siempre, hacia abajo, desde tus alturas. Deja que expire su vida sin la calma de los ángeles, sin el aplomo de los profetas. Deja que la furia un día calmen sus mareas, y la paz de plomo de su barca crucen las arduas aguas de tu calma vida…ángel. Yo en cambio me río, y sí.. no sabes porqué. Por qué tu amor de sirenas seguirá inestable como el río…ancho de peregrinajes y rico de amoríos. Y hasta que tu amor se apague, como se apagarán todas las estrellas de mí vida… la luz que extraño, no estará cerca, tu frío amor huirá como el rebaño…y un viejo amor volverá con los años, que un día como yo, aunque no puedas estar tan convencida…pasarán de largo.

Adolfo Nicolás Scatena

28/07/2018

Anuncios