Brilló como tu noche la aurora, y la lluvia de nuestro eterno mañana

Y Nuestro día esperamos, sin separarnos de aquel sueño toda la noche.
Otro aurora al otro día desde aquella noche. Sin estrellas…
La cita a nuestro lado, oscuro de la luna, oculto de las manchas del deseo entre las sábanas. Solos bajo la oculta luz de la tumba para revivir en secreto, nuestro más resguardado tesoro.
La ansiada hora nos señalaba y nos devoró desairada cada hoja de pasión, y otra vez al viento regresar una nueva corazonada.
Y nuestro final ya no será estéril, y fue y será el vino no las lágrimas del amor, toda tu risa derramada.
Por todo nuestro amor desterrado y sin final. Sin raíz, amor… de aquél eterno y mágico retorno.

J.D’s

31/10/2018

Anuncios